El Dolor y la Ansiedad en Odontología son Cosas del Pasado

La realidad, en este nuevo milenio para la odontología no es el temor. Si en este momento existe una rama de la ciencias de la salud que ha tenido avances en este campo es la odontología.

La premedicación y la sedacion intravenosa son técnicas innovadoras para realizar tratamientos y cirugías odontológicas, y en este momento se encuentran al alcance de todos ya que se realizan en el consultorio sin necesidad de ir a una sala de cirugía; reduciendo de este modo costos y las posibles complicaciones de anestesia general, de esta manera le evitamos a pacientes la típica ansiedad que conlleva el pensar en ir a odontología y un quirófano.

Y como funcionan estas técnicas? es muy sencillo, en la consulta siempre a nuestro paciente se le hace un test de ansiedad y según el resultado le brindamos opciones para que el decida.Es tan simple como tomar una tableta que induce el sueño, dos horas antes de la cirugía y así nuestro paciente asiste al consultorio para su procedimiento liberado de la ansiedad y en un estado leve de sedacion que aunque le permite desplazarse por si mismo , no es recomendable que conduzca o que asista a la consulta solo pues, al estar sedado no le es fácil pensar ni reaccionar de manera efectiva.

Cuando se realiza sedacion por premedicación, también es frecuente el manejo de dolor e inflamación de manera anticipada, mediante esta técnica prequirúrgica el postoperatorio es confortable y libre de dolor, y la respuesta inflamatoria que siempre genera una cirugía se logra moderar, devolviéndoles rápidamente a su cotidianidad y reduciendo al mínimo el tiempo de incapacidad; así como también limitando complicaciones como dificultad para abrir la boca por inflamación, dificultad en la ingesta por dolor o dificultad en la higiene por limitación en la apertura bucal etc.

Para el caso de la sedacion intravenosa es totalmente distinto el paciente puede asistir solo o con un acompañante para el final de la sedacion, pero viene por sus propios medios con una preparación especial en cuanto a dieta y en ropa cómoda no es dolorosa, no necesita exámenes previos, no hay que hospitalizarse y es muy segura.

Esta técnica que practicamos diariamente en nuestra consulta es realizada por un anestesiólogo reconocido por la Sociedad Colombiana de Anestesiologia y Reanimacion (SCARE),con entrenamiento especial en sedacion, en donde mediante medicamentos sedativos induce sueño y control del dolor, en este estado nuestro paciente se encuentra somnoliento pero consciente, de tal forma que mientras trabajamos usted puede dormir placenteramente con profundidad sin sentir dolor y al final del evento, el anestesiólogo suspende los medicamentos despertándose casi de inmediato sin embotamiento y sin recordar nada de lo que se le practico, esta amnesia retrograda es, sin lugar a dudas una de las ventajas mas espectaculares , logrando así romper con el ciclo de ansiedad que produce la visita al odontólogo.

Este control de pacientes nerviosos, que manejamos en mi consulta, se aplica a múltiples tratamientos, por ejemplo: tratamientos de calzas, tratamientos de conductos, cirugías de cordales, cirugía de implantes; también mediante la sedacion intravenosa se pueden realizar tratamientos hasta de mediana complejidad como:
Cirugía del mentón, implantes del área paranasal, lipectomia facial, osteotomías de segmentos de maxilar o mandíbula para corregir defectos que no se pueden lograr con ortodoncia o que son demasiado demorados los resultados, injertos óseos, cirugías correctivas previas a la colocación de implantes dentales etc.

Todos ellos de manejo ambulatorio sin necesidad de hospitalización y con un control del dolor e inflamación casi del ciento por ciento, así nuestros pacientes no se estresan pensando en anestesia general y regresan a sus actividades de forma rápida y tranquila.
Esta es nuestra realidad día a día, donde la odontología restaura la función oral dejando atrás aquellos oscuros recuerdos de dolor y en donde los acercamos a sus sueños a todos aquellos que por miedo no visitan al odontólogo; facilitándoles procedimientos quirúrgicos, ayudándoles en el manejo del dolor, moderando la inflamación, limitando la ansiedad y produciendo amnesia del evento; así que, olvidemos ya aquéllas experiencias traumáticas de antaño y entremos ya al futuro.

Dra. Nayhara A Figueredo R
Cirujano Maxilofacial
Universidad Militar Nueva Granada
Bogota - Colombia

Tema: